924 046 102 | 635 937 408 neuroaula@gmail.com

PROGRAMA DE ESTIMULACIÓN COGNITIVA

Deterioro Cognitivo Leve – Enfermedad de Alzheimer – Otras Demencias

Consiste en actividades, tareas o ejercicios dirigidos a mejorar el rendimiento cognitivo general o alguno de sus procesos y componentes (la atención, memoria, lenguaje, funciones ejecutivas, cálculo, etc.).

Desde una perspectiva científica y clínica, se valora al paciente desde el inicio, tomando en cuenta el diagnóstico y su rendimiento, se plantean los objetivos de trabajo, realistas, seguros y alcanzables.

Para ello nos servimos de variado material, no sólo fichas, programas dinámicos con un claro objetivo: adaptar lo que se hace en consulta a lo que luego pasa en casa o en la calle. Trabajaremos la memoria, la atención y la comprensión, así como todas aquellas funciones que de manera personal y específica se deban sostener en el paciente.

Tras un diagnóstico de deterioro cognitivo o una demencia, como puede ser la Enfermedad de Alzheimer, son muchos los problemas que se afrontan: desorientación temporal y espacial, evidentes fallos de memoria, problemas de atención… todo esto es objetivo de trabajo en consulta y de valoración por el profesional.

La estimulación cognitiva tiene una base científica contrastada y en eso basamos el trabajo diario:

Autonomía personal


Vamos a asegurar la autonomía personal y favorecer la socialización.

Funciones cognitivas


Favorecer la estimulación de las funciones cognitivas superiores.

Toma de conciencia


Acompañar a la persona en la toma de conciencia de sus dificultades.

Proyecto de vida


Acompañar a la persona y a sus allegados en el trabajo de elaborar un nuevo proyecto de vida.

PROGRAMA DE REHABILITACIÓN COGNITIVA EN DAÑO CEREBRAL SOBREVENIDO

Tras el daño cerebral, surgen dificultades que deben ser abordadas por un profesional y que engloban diferentes tipos de intervención: rehabilitación cognitiva, modificación de conducta e intervención con familias. A veces tras un accidente cerebrovascular o un traumatismo craneal, el cerebro no ha sido capaz de recuperarse del todo, y quedan secuelas. Es como si una autovía se corta por obras y tuvieras que buscar vías sustitutorias o esperar a que esa vía se vuelva a abrir para continuar tu camino.

El papel del neuropsicólogo es valorar esos daños en memoria, lenguaje, atención, funciones ejecutivas… y ayudar a restablecer o sustituir esas funciones dañadas o perdidas.

Trabajamos con personas que han sufrido un ictus, traumatismos, que han tenido secuelas neurológicas por hipoxia/anoxia, etc.

Lo que trabajamos son las secuelas cognitivas, sensoriales y emocionales que pueden aparecer tras el daño cerebral.

Las actuaciones son especialmente rápidas. Desde el momento que contacta el familiar se realiza con carácter precoz una valoración y se plantean los objetivos de tratamiento para empezar con las sesiones de rehabilitación cognitiva.

¿Quieres más información?

La Primera Cita es Gratuita

Reserva ahora